Blog

El emprendimiento puede llevarnos a ser un País primermundista

Ser un emprendedor implica tener responsabilidades a cargo, asumir consecuencias, resolver conflictos, estar al frente liderando un proyecto.
El emprendimiento en México esta teniendo gran crecimiento, lo cual es bueno para la economía mexicana, nos hace ver el talento que tenemos en nuestro país, pero existe la parte de los emprendedores envidiosos que se alegran del fracaso de otros intentando copiar la idea de los demás, intentando opacar el esfuerzo del otro incluso si es alguien cercano.
Porque no ponernos a pensar que hay clientes para todo y todos, fomentar alianzas comerciales entre empresarios que sí quieren ver crecer sus negocios y a su vez contribuir para ver crecer el país en el que vivimos; sería mejor trabajar en conjunto para que no se vean acciones desleales.
Estoy a favor de las personas visionarias en busca de mejorar su futuro y de lanzarse a tomar riesgos; mas no de las personas engañosas que tratan de hacer un negocio sin ética. Tras una situación así, solo quedas desconcertado de porque los latinos en lugar de ir para adelante vamos para atrás, siendo que podríamos tener mayores ventajas si trabajáramos en equipo.
Lo mas espantoso de la sociedad mexicana es el síndrome del cangrejo, en donde fracasos personales o conspiraciones sociales creen que están contra él, son factores que nos van deteniendo.
La fabula se da en una pescadería donde encontramos un señor vendiendo cangrejos vivos en cubetas; una con cangrejos japoneses, otra con cangrejos americanos y otra con cangrejos mexicanos. De las tres cubetas solo la de los mexicanos esta destapada, y le preguntaron el porque, el vendedor explico que si destapaba a los cangrejos americanos, empezaban a escalar uno encima de otro hasta que por esfuerzo propio saltara de la cubeta y escaparan, y pasaba algo similar con los cangrejos japoneses, cuando uno se quiere escapar, empieza a poyarse en los demás y estos van empujando hacia arriba apoyándose en otros y así sucesivamente, llegando a formar una pirámide hasta el borde y el cangrejo escapaba. Los cangrejos mexicanos, en cambio, cuando uno esta tratando de sobresalir, entre todos se encargan de jalarlo para que este nunca salga.

Es lamentable como País, lo atrasado que estamos a comparación de países de primer mundo; tal vez si empezáramos a erradicar nuestros paradigmas, nuestras frustraciones emocionales y prejuicios, tendríamos mayor crecimiento.
Sabemos bien de igual forma que hay personas, capaces, comprometidas, brillantes, innovadoras, que aun nos rodean y que orgullosos debemos estar de que aun existen esas personas a las cuales sí es factible impulsar para que cumplan mas rápido su cometido.

La diferencia entre los países tercermundistas y los primermundistas, radica en que los países primermundistas se poblaron por migrantes esforzándose por buscar un mejor futuro. Los países tercermundistas están poblados por conquistados, donde existe el individualismo, preocupándonos por tratar de ser el menos peor en lugar de ser el mejor.

México necesita emprendedores creativos, capaces de crear negocios que solucionen problemas sociales, esto a través de recursos como la  innovación y creatividad; personas que les gusta trabajar en equipo, sabiendo que si uno gana el otro de igual forma lo hará; pero des afortunadamente no sé si es un factor de educación ó valores, sin importa el nivel social, esto no es una problemática de los mexicanos si no de los latinos en general.

Basta del típico “el que no tranza no avanza” somos una gran nación que si nos dedicamos a sumar, en vez de restar, podremos ser primermundistas trabajando en conjunto  por una sociedad mejor para las próximas generaciones.

 

¿Te ha gustado? Compártelo